martes, 10 de mayo de 2011

Reencuentro.......

 De izq. a der. Comodoro Lic. D. Néstor Padilla, S.M. (R) Ernesto Castelli y el Historiador Aeronáutico Atilio E. Marino....
 Atilio Marino, S.M. (R) Ernesto Castelli y el S.P. Walter Marcelo Bentancor....

S.M. (R) Ernesto Castelli y un reencuentro a más de cincuenta años...

La plataforma ebullía con el sonido de las turbinas!!...en éste mismo hangar éramos trescientos de personal!!..allí estaba la sección batería!! y allí era la oficina de.......los recuerdos surjen por doquier..para el Suboficial Mayor (R) Ernesto Castelli la visita al MNA significa volver a revivir momentos de su vida a mas de cincuenta años. El ilustre visitante, fué acompañado por el prestigioso historiador aeronáutico Atilio Enzo Marino, co autor de libros tales cómo Gloster Meteor IV en Argentina, IA 58 Pucará y recientemente, DC 3 /C 47 en la Fuerza Aérea Argentina, todos ellos de la Editorial Avialatina. Ambos visitantes fueron recibidos y acompañados por el Sr. Director del MNA, Comodoro Lic. D. Néstor Padilla y por el Jefe de Ayudantía, Suboficial Principal Walter Marcelo Bentancor. La emoción se hizo sentir a cada paso del Hangar 3, el Suboficial Castelli visiblemente emocionado, no podía dar credito a lo que sus ojos le transmitian...su querido lugar de trabajo era, a decir de sus palabras..Todo un lujo!!...qué cambiado está todo!!...hasta que llegó el momento del reencuentro con su querido avión, el Gloster Meteor....Teníamos 56 en servicio!!...los ingleses no lo podían creer!!...en el timón una vez sacamos un hornero!!....y por supuesto, afloraron tambien los recuerdos de momentos no tan gratos, cómo lo fué la Revolución del 55.
El destino le tenía preparada otra jugada al veterano Suboficial, con sus 82 años muy bien puestos. Tuvo la oportunidad de conocer al hijo de un ex Jefe suyo...Mientrás estuve en Chamical, luego del 55, tuve de Jefe al Comandante Bastín..un flor de tipo!! sin saberlo, se encontraba en el MNA el Sr. Alejandro Bastín, hijo de ese Jefe tan querido...demás está decir la emoción que embargó a ambos. La jornada concluyó para Castelli entre anécdotas y café de por medio y con la alegría inmensa del reencuentro con una parte de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada